Planificando mi viaje a Japón



Como habréis visto en mis fotos e historias de Instagram, el pasado mes de diciembre estuve de viaje en Japón. Era la luna de miel de Joaquín y Marta, pero como comprenderéis, ¡un viaje así no me lo podía perder!

Esta foto me la hice en la entrada del templo Fushimi Inari en Kioto. Marta me hizo un yukata para ir vestida adecuadamente.

No es ninguna exageración si os digo que fue el viaje más increíble que he hecho hasta ahora. Japón es como otro mundo. Tiene una cultura completamente distinta a todo lo que estoy acostumbrada, cada día aprendía algo nuevo

Eso sí, como, por desgracia, no sabemos japonés, y en muchos sitios no hay disponible información en inglés, Marta se preparó mucho el viaje. Itinerarios, hoteles, consejos, mapas, información turística… Lo llevábamos todo preparado para no perdernos, y no cometer los errores típicos de turistas (¡la cultura es tan diferente que es fácil cometerlos!). Todo fue mucho más fácil gracias al blog de Japonismo. Si queréis viajar a Japón, no dudéis en echarle un vistazo (¡o leéroslo de arriba a abajo!), porque os será de gran ayuda para planificar el viaje y no perderos nada. ¡Incluso tienen mapas que podréis agregar a vuestro Google Maps, con todos los puntos de los que hablan marcados! Es un blog maravilloso, que no sólo te da datos turísticos, sino también te habla sobre costumbres, noticias y curiosidades. No sé qué habríamos hecho sin él, creo que nos habríamos sentido muy perdidos. Por supuesto, gran parte de la información que quiero compartir con vosotros la obtuvimos gracias a Japonismo, ya que nos ayudó mucho a entender qué estábamos viendo.

Por supuesto, tomé notas de todo. Llené un cuadernito entero.

¿Y cómo se prepara un viaje a Japón? Ahora mismo te hago un resumen de cómo lo preparamos todo.

Lo primero de todo es informarse de si necesitas un visado. Marta, al ser de España y, por tanto, de la Unión Europea, no necesita visado para estar de turista hasta tres meses. Joaquín es de Chile, por lo tanto, tampoco necesita, aunque para asegurarnos, escribimos un correo a la embajada de Japón en Alemania. Nos contestaron muy rápido y amablemente, así que, si tenéis alguna duda, no dudéis en escribir. Yo, como soy una gallinita de peluche, no necesito ni siquiera billete de avión.

En los aviones de ANA te dan comida buenísima y té verde japonés.

Después, conviene mirar precios de vuelos, decidir cuándo te conviene viajar y reservar con tiempo. Principios de diciembre fue una fecha fantástica para viajar, porque no sólo los precios estaban bastante asequibles, sino que también pudimos disfrutar del momiji, de los arces rojos en otoño, además de las preciosas luces de navidad que tienen en las ciudades. Nosotros encontramos nuestros vuelos casi por casualidad. Nuestra idea inicial era volar en diciembre a Chile, ¡pero los vuelos estaban carísimos! Así que empezamos a barajar otras posibilidades para nuestras vacaciones, y vimos que a principios de diciembre Japón estaba muy bien de precio. ¡No nos lo pensamos dos veces!

Una vez reservados los vuelos, empieza la emoción de preparar el viaje. ¡Uno lo quiere ver TODO! Pero no hay que dejarse llevar, hay que pensarlo bien. ¿Cuánto tiempo tenemos? ¿Qué ciudades queremos ver? ¿Cuánto tiempo queremos dedicar a cada una? Decidimos que queríamos pasar por Tokio, Kioto, Osaka, Hiroshima, Nara… Así que miramos las cosas interesantes que visitar en cada sitio, y de ahí ya pudimos empezar a ver cuánto tiempo necesitábamos, y cuándo iríamos a cada sitio.

Durante el momiji, los árboles tienen este color tan precioso.

A la hora de planificar el itinerario conviene mirar los eventos que hay en cada sitio, quizá nos interese asistir a alguno, nos ayudará a entender la cultura y aprenderemos muchas cosas interesantes. Además, es bueno tener en cuenta que en algunos sitios hay que reservar entradas con antelación, así que esto determinará también cuándo visitar cada lugar. Nosotros, por ejemplo, sabíamos que queríamos ir al Museo Ghibli, y ahí hay que reservar entradas con mucha antelación. Sólo conseguimos entradas para el día 7 de diciembre, así que eso nos condicionó el itinerario. También decidimos dejar Nara para los últimos días, porque sabíamos que habría un festival, un matsuri, entre los días 15 y 18 de diciembre (¡gracias, chicos de Japonismo, por la información!).

Cuando ya supimos qué días pasaríamos en cada sitio, empezamos a mirar hoteles. Nosotros siempre usamos Booking, porque en muchos hoteles se puede cancelar de forma gratuita. De hecho, si queréis un premio de 15 €, podéis hacer vuestras reservas a través de ESTE ENLACE.

En Kioto estuvimos en un hotel tradicional, con futones y suelo de tatami. Fue el hotel más maravilloso del mundo.

Por supuesto, hay que pensar en el transporte, cómo ir de un sitio a otro.
Para ello os serán útiles algunas aplicaciones para el móvil para el transporte público (nosotros utilizamos, aparte de Google Maps, las aplicaciones Moovit y Navitime). Japonismo recomienda una aplicación llamada Hyperdia, que nos fue útil especialmente para planificar los trayectos largos y ver los horarios de los shinkansen, los trenes bala (¡viajar en ellos es toda una experiencia!). En su blog explican muy bien cómo usarla.

Una cosa muy importante a la hora de pensar en el transporte es el precio, ya que quizá convenga comprar el JR Pass, que es un pase de transporte que te permite usar ciertas líneas de shinkansen y de transporte público (metros, buses, etc) de forma indefinida durante una, dos o tres semanas. A nosotros nos vino muy bien, porque nos movimos mucho por todo el país, pero si os vais a quedar en un solo sitio, quizá no compense el precio. O quizá, podéis reservarlo para una parte de vuestra estancia. Se puede reservar para una, dos o tres semanas. Por ejemplo, nosotros pasamos tres semanas en Japón, Pero la primera apenas nos íbamos a mover de Tokio, así que reservamos el JR para las dos semanas siguientes.

Viajar en tren bala es toda una experiencia. Después de eso, el Deutsche Bahn te sabe a poco.

Y ya lo último que teníamos era planificar qué podíamos visitar en cada sitio, y decidir qué veríamos cada día. Os recomiendo que planifiquéis para el mismo día sitios que estén cerca entre sí, para ahorraros tiempo y dinero en transporte. En este último paso, me hice una pequeña guía en un cuaderno sobre los puntos turísticos que queríamos visitar, porque, como en algunos de ellos sólo hay información en japonés, así nos asegurábamos de entender todo.

También conviene aprender un poquito del idioma, al menos para mostrar tu interés a los residentes, y comunicar y comprender cosas importantes. Buenos días, gracias, disculpe, los números, y vocabulario básico similar siempre son útiles para viajar a cualquier sitio. Y, desde luego, la gente siempre estará agradecida de que te esfuerces en comprender su idioma.

Tampoco hace falta saber leer todo a la perfección, aunque me habría gustado mucho. Por suerte, a los japoneses les encanta tener laminitas explicativas para todo.

Una vez terminada esta larga (¡y emocionante!) fase de preparación, sólo queda una cosa: ¡viajar! Y, por supuesto, pasarlo genial. Me encantaría contaros con todo detalle todo mi viaje. Como visité tantísimos sitios, creo que lo mejor será volver al formato inicial del blog, y organizar la información por días, por orden cronológico, como si fuese un diario.

La vista del monte Fuji desde el avión era increíble, a pesar de las nubes.



¡Atentos a mis próximos artículos! Eso sí, paciencia conmigo, que ya sabéis que tardo siempre un poquito…

Un comentario en “Planificando mi viaje a Japón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s